martes, abril 05, 2005

Margen de Error .-


Por alguna razón insospechada termino enamorándome de mis amigos, pero sólo de los que yo conozco por mi cuenta, no de los amigos de mis amigos, por lo tanto sólo corren peligro el 40% de mis amistades. El 60% restante, los intocables, están compuestos por los pololos de mis amigas (los cuales significarían potenciales tardes de soledad, ataques de histeria y cachetadas con esmalte), amigos de ellas, con prontuarios requete-contra-conocidos, y compañeros de la U. Los últimos ya no se me presentan como hombres pues su rutina y su historial ya no tienen misterios para mi, y es tras el chispaso de la novedad donde se acomoda el 40% de los tocables.


De ese 40% el 20% me adora, el 10% me respeta, el 5% está obligado a soportarme y el otro 5% es un margen de error. Pero todos tienen en común que a la larga me dejan como loro en el alambre, me ilusionan, me prometen y me dejan. Ya sea por su necesidad de desapego, de buscar a ojos ciegos, o porque soy una mina descarada, mañosa y tan cuática que termino aburriéndolos.
El 60% de conocidos no-disponibles apoyan fehaciente al 40% disponible, aunque siempre termine enganchando con el 5% de error. Y los tipos que forman el margen de error, son siempre un error (más estadístico que genético): les sirven todas las micros y por tanto, están en todas las categorías anteriores, y a la vez en ninguna. Y no me quejo tanto porque igual es un placer equivocarse en ese 5%.

Digamos entonces que tengo un 60% de probabilidades de pasar un mes favorable, sin que me falte carrete con mis amigos, más un 5% de que no me salgan espinillas, versus un 35%, formado por los que me gustan pero no me pescan, que me devuelven todos mis miedos e inseguridades, me llaman con sobrenombres cariñosos para luego lanzarme lejos en tres tiempos. De ese 35% el 10% lo conforman personas con atisbos esquizofrénicos, obsesivos y narcisistas, el 15% restante lo conforman vagos y consumidores de tv a los cuales no les funciona el sistema nervioso y por ende mientras no me parezca a la chica de la teleserie estaré de plano descartada, y del 10% restante, un 5% me pide consejos amorosos y el otro 5% me pregunta datos personales de mis amigos gays.

Asumiendo entonces, que las cifras bordean el plano negativo, debo reconocer que aunque me resulté con el margen de error o me quede pegada con los tevitos, lo cierto es que al final ambas categorías desembocan inrrevocablemente en una amistad, que llevada sin celos perdurará, o de lo contrario se mutará en el dulce rencor de la enemistad.

Del 100% de mis amigos el 50% es eyaculador precoz, el 35% está en las pistas, el 10% es virgen y el 5% es hermafrodita. Del 100% de las mujeres que constituyen mis amistades, el 50% sufre de histeria, su segunda casa es Zara y es virgen, el 35% paga por besuquearse con algún tipo en una disco, el 10% pololea, y el 5% restante se satisface vía fotosíntesis.

De la totalidad de mis amigos, el 75% es católico sólo de bautizo, el 10% va al psiquiatra hace 3 años, el 10% es anarco, y el 5% restante participa activamente en “adopta un hermano”. De la totalidad de enemigos, generalmente producto de celos a causa de su pareja, el 75% es femenino, y el 25% dice ser macho. De las mujeres el 40% son personas que conocí en el colegio, el 10% me ganó la jugada, y el 50% restante ya son o fueron las pololas de mis amigos. Del 25% de los hombres, podemos ver el 50% de pedantes estúpidos y el 50% restante son amigos con los que algo pasó. Sumando y restando, creo que deberé buscar en el 5% del margen de error a un antiguo enemigo, que adoptándome como su hermana, sea capaz de responderme el porqué me enamoré de él, para que luego me pregunte si realmente nuestra amistad es sólo un error cualitativo. El problema es que estoy 100% segura de que -asi como voy- no aprobaré estadísticas.
Cloe Posted by Hello

11 comentarios:

Placeres No Culpables dijo...

:O me enredé en tanta cifra...pero genial tu post

Yo también me enamoro de mis amigos,pero nunca de los posibles novios de mis amigas...nooo eso sería mi ruina.

Espero que las estadísticas te acompañen

saludines!!

konus dijo...

Basándome en tu muestreo puedo declarar que se rige según la Distribución de Poisson.

Por lo anterior, la varianza y el valor esperado serán iguales a la variable aleatoria que rompe con tu teoría de conjuntos cerrados.

Dada estas circunstancias, el hombre que esperas está dentro del 100% y corresponde a una aleatoriedad.

PS: En unos de esos 10% de los que nombraste aparezco claramente.

in.tuyo dijo...

Maravilloso. Creo que... que no encuentro mi pedazo de tu torta... no se dónde calzo por ahí... sin duda debo estar en alguna parte de la distribución aleatoria. Pero yo creo que tiendo gaussianamente al ámbito del placentero error. Sorry, es lo que hay.

Aylen dijo...

Madre mía, qué locura! Hacía las últimas líneas ya sólo podía ver números XDD
Genial tu post.

Un saludo

Elisa de Cremona dijo...

jajajajajaja
muy bueno... si yo pudiera con esa parte del cerebro que tengo atrofiada y que se dedica a los números haría un estudio así alguna vez...
me ha encantado

francisco josé dijo...

Genial!!!
Pero las estadisticas sirven. Lo que se puede medir, se puede mejorar. A ver si mejoras tus ratios!!!
Saludos

yole dijo...

¿En qué ratio poner
los besos de luna?
Espero que no sea
en ese 5%.
Besos

Mirada dijo...

Carai.. no sé si aprobarás, pero merecer te lo mereces mi niña -jajaja- lo tienes todo super analizado. No lo pienses tanto y disfruta de todos y todas. Estamos ahí para eso, para que tú vivas feliz. Mil besos

André Ferreira dijo...

No sé hasta que punto tus calculos estan correctos! :) pero creo que lo hombre que buscas es parte de un de tus errores de calculo y que por eso ni siquiera esta en tus estadisticas!
´Besos

konus dijo...

Y?

Actualizame!
[www.konus.cl]
saludos

daniela dijo...

la raja la raja este entry, me gusto ene.