viernes, diciembre 22, 2006

El Postre .-



[*]
El Postre
a la Familia Banda Vergara.
Hernández Zazpe.
Guerrero Ceballos.
En conserva mi postre de duraznos familiar / compadre con padre re-integrado sobre cuatro patas galopamos por la pradera sucia del general infartado que (con todo el desprecio) no me deja pensar la muerte que tardó diecisiete años en dar vuelta al mundo en cinco minutos y transplantarse sin marcas en mis detenciones desaparecidas, en los precios de la conciencia repugnada que vende noticias y hace historieta con decenas de banderas rojas y micrófonos en el tajito de Chile.

La encía no suelta la muela del juicio nunca juzgada de lo obrado: mierda asumida del p e r r o, acusando a los taxistas de seguir matando pronto nacidos sin el asesino secreto: la muerte: la mierda. Le ganó a la justicia y el perro se tapa con tierra, queda uno menos / uno que debería irse con su pasado al Mapocho, tumba abierta / marginado espinal donde no queda más que yerba mala muerta. El resto milagro culpado del viejo pascuero y el cumpleaños del infierno, donde el cambio de mando recuerda que n o t o d o s los chilenos somos bien nacidos.

Nos/otros los mal abortados no estamos por la duda general sino, por la particular: ¿con que cara me miras? Para juzgar con que ojos mirarte: el olvido no es solución familiar. Subimos al flete desde hoy al presente mientras la justicia descansa en el tarro de mi la lata, los helicópteros bailan las ventanas, las antenas radio-transmiten voces tuertas, las pantallas contraponen al albino de falabella y el enlatado general estatal en su simulacro cólico que no recompensa la muerte de las represas de aguavida / marmuerto. Aguadas mis barricadas de ruedas quemadas lavadas en caravanas de N.N sin y con nombre suplente marcan en el cuerpomadre. Dientes rotos. Mente descentrada. Jaguares a espirales viajados en crujidos y hambre al ChileModeloEconómico mordido en sus tardíos funerales, con sus CNN y caderas que no mienten con nuestro dolor sin raíz, ni canas, ni humedades latentes del sabor de visitar / en el abrelatas de lo intemporal / esta muerte perra sin pena del prófugo póstumo que la Plaza Italia Chilena bailanta en una justicia patriótica pasada a la colonia inglesa / de papá.

A. Ocampo


7 comentarios:

Belú dijo...

Tu postre me cayó en el estómago y en la mente con un gusto a realidad increíble.
Qué manera de expresar lo que se vive, lo que tanta gente sólo percibe subliminalmente, lo que muchos otros no quieren notar.
Quedé asombrada con tus palabras, y lamento no poder decir nada más elocuente, lo que pasa es que todavía no terminé de tragar el postre.
Un beso grande.

(Escuchando Nazis nunca más - Reincidentes)

Anónimo dijo...

Marcos:

Celebrar la muerte de alguien es una imbecilidad....lo mismo que ir al funeral de un asesino.

Post Mortum

A.Ocampo dijo...

¿Marcos?

Emilio dijo...

Muy por el contrario, en este caso la mesura es una imbecilidad, quién no tuvo compasión por nada ni nadie no debe tener el respeto que un muerto se merece.

Feliz año Andrea que sigan fluyendo tus letras.

Alfredito dijo...

No se celebra la muerte, en realidad se celebra la vida: es la certeza de que un asesino menos anda suelto, de que tus posibilidades de morir son menos. Nunca el legionario grito de viva la muerte, siempre arriba la vida. Y enterrad bien al criminal, que estos vuelven, aunque sea en forma de pesadilla o de espectro.

Un abrazo, fuerte fuerte.

yole dijo...

Los silenciosos pasos de tus huellas...en vuelo.
Saludos.

Rubén dijo...

andrea,
soy rubén, me dejaste un post en mi blog.
necesito que me des tu mail, necesito ubicarte. mi fono es el 82842747
mi mail es: perez.ruben@gmail.com
espero tu respuesta
gracias.